Noticias


Más juegos divertidos

25 de Marzo de 2020
foto de la noticia
Juegos, juegos y más juegos sencillos, rápidos y que no requieren de muchos preparativos para pasar ratos divertidos jugando en familia. Juegos para jugar en momentos de espera, en sobremesas, tardes de verano, trayectos en coche… ¡Te van a encantar!

Crear momentos de conexión y juego en familia es mucho más sencillo de lo que te parece. Basta con tener ganas de jugar, de conectar y compartir.

Si tienes ganas de esto, la magia surge sola. Bueno, y si tienes ideas en mente, mejor. Acuérdate de juegos muy sencillos que disfrutabas en tu infancia y algún otro de cosecha o tuneo propio.

Lo interesante es que se cree esa atmósfera de pertenencia y bienestar que genera el juego cuando es compartido en familia, creando en nuestro interior vínculos para toda la vida.

Estos juegos están pensados para jugar en cualquier lugar y son ideales también para estos momentos de espera…

¡Empezamos!

1.- Adivinanzas. Puedes recordar las de tu infancia, pedir a tus hijos mayores que recuerden las que han aprendido en el colegio. Si tienes un libro, puede ser la excusa perfecta para que los niños mayores lean de una forma entretenida.

2.- El teléfono descompuesto. ¿Te acuerdas de este juego? En un círculo, el que empieza dice al de al lado al oído una frase que irá pasando de persona en persona hasta el último que dirá lo que ha entendido.

3.- Historias estrofadas. Crea historias a partir de las estrofas que cada participante vaya añadiendo por turnos. Lo puedes complicar si cada uno ha de recordar y repetir la historia entera y agregar su parte al final.

4.- Empieza por… Otro clásico que no es el «veo veo» sino que se trata de decir palabras que empiecen por la letra tal o, la versión para los más pequeños, cosas que sean del color o material tal.

5.- ¿Qué falta? Se trata de un escondite visual. Pedir que el niño observe bien la sala donde están y que cuando acabe, salga de ella. Los que se quedan han de decidir esconder un objeto. Al entrar a la sala, el niño ha de descubrir el objeto que falta.

6.- Animales en la granja. Todos con los ojos bien cerrados han de imitar en voz alta un animal de la granja al contar 3. Abrimos los ojos y cada uno ha de descubrir qué animal y quién lo hizo de cada uno del grupo. Lo divertido es falsear la voz para que cueste más reconocerse.

7.- Dibujo colectivo. Con un papel en blanco el primero dibuja una línea, el siguiente continúa el dibujo por esa línea y así cada uno continuando por turnos hasta que entre todos consideremos que el dibujo esté acabado. Cada uno puede tener un color diferente para así reconocer la parte del dibujo y quedará mucho más colorido. Simple pero muy divertido.

8.- Piedra, papel y tijera. Creo que no hace falta explicarlo.

9.- Fútbol de mesa. Ideal para las sobremesas y jugar de dos en dos. Los vasos u otros objetos harán de portería y algún tapón, chapa o cualquier otra cosa pequeña que se deslice fácilmente hará de pelota. Los jugadores serán nuestros dedos que lanzarán la pelota en 3 toques a la portería contraria.

10.- Todos arriba. Un divertido juego de equipo donde hemos de conseguir levantarnos todos a la vez. Empezamos todos sentados en círculo en el suelo, enlazamos los brazos y nos levantamos todos a la vez. No es nada fácil, más cuando hay diferencias de alturas pero ahí está el reto.

11.- Trabalenguas. Igual que las adivinanzas es uno de nuestros juegos favoritos para cualquier momento. Refresca los que ya sabes y enséñaselos a los niños o busca en internet trabalenguas infantiles para reír un rato.

12.- El palito más corto. Lo puedes hacer con cualquier palillo como un escarbadientes. Prepara tantos palitos de diferentes medidas como personas jueguen. Ponlos todos en una mano escondiendo parte del palo. Procura que las partes visibles queden a la misma altura. Cada jugador coge uno y gana el que consiga el palito más corto.

13.- Chistes para niños. Otro juego que pone nuestra memoria a prueba son los chistes infantiles. Puede contarlo una persona en particular pero en seguida surge la ronda de chistes. Puedes también hacer que tus hijos lean, una forma amena de estimular la lectura.

14.- Canciones mudas. Se trata de escoger una canción que todos sepan y comenzar a cantarlas en voz alta. Uno ha de ser el director de la orquesta que dará una señal para que todos continúen cantando pero en silencio y dará otra señal para continuar cantando en voz alta. Lo divertido es que cuando se reanuda la canción, todos deberían estar cantando la misma parte pero ya verás qué líos se crean.

15.- Pareados inventados. Se trata de hacer un verso inventado a partir de una palabra que surja. Cada uno puede hacer el suyo o crear uno entre todos por turnos.

16.- Juguemos en el bosque. Se trata de hacer un círculo cogidos de la mano y una persona hace de lobo. Los del círculo van cantando la canción «Juguemos en el bosque mientras el lobo está» y el lobo contesta su parte. Cuando el lobo ya está listo saldrá a apresar a uno de los participantes que salen corriendo, y ese pasará a ser el lobo. Un juego que encanta a los niños.

17.- ¿Quién soy? Es divertido jugar con un grupo grande de personas. A uno se le tapa los ojos y delante de él se pone una persona que ha de adivinar quién es sólo tocándole la cara. Otra persona puede preguntar ¿quién soy? para que la voz despiste y sea más sensorial el juego.

18.- Palabras encadenadas. La idea es ir encadenando palabras por turnos donde la palabra ha de empezar por la última letra o sílaba (si lo quieres hacer más difícil) de la palabra que acaban de decir.

19.- Palabras al revés. Di una palabra de dos sílabas pero con el orden invertido (LOR-CA= CA-LOR) y los niños han de adivinar de qué palabra se trata. Es tan simple como que repitan muchas veces y rápido esas sílabas para que aparezca la palabra escondida. Ya verás como no paran de buscar y probar palabras así ellos mismos.

20.- Nudo humano. Divertido también jugar con muchas personas. Una persona sale fuera de la sala y el resto forma un círculo que se ha de entremezclar sin separar las manos, creando un nudo humano. Una vez hecho el nudo, la persona que está fuera pasa y ha de procurar desenredar el nudo sin que se suelten las manos.

21.- Funda sensorial. Coge diferentes objetos que encuentres cerca o del patio. Mételos en una funda opaca y pide a cada niño que meta la mano. Sin mirar, sólo con el tacto, ha de adivinar de qué objeto se trata. Un juego sensorial que puedes simplificar enseñando antes los objetos que vayas a esconder.

22.- Dibujando historias. Es algo que nos encanta y que en casa es el juego por excelencia de la más pequeña. En una hoja en blanco una persona va contando un cuento y lo va dibujando a la vez, quedando al final un dibujo del cuento contado.

Galería de fotos